El tiempo. La crisis es del periodismo / el otro lado.

24.04.17 1

Colombia anda muy mal, y por eso, los medios solo cuentan la dura realidad.

El presidente Santos les pidió a los empresarios que realizaran una campaña para “generar optimismo en Colombia”, ya que los medios son responsables del pesimismo en el país. Y los medios y periodistas dijimos: “Así no, señor Presidente”.  Y obvio, la libertad de prensa admite incluso el mal periodismo. Y está muy mal que el Presidente, los empresarios, los políticos, los mafiosos, los corruptos… cualquier poder quiera que los medios no informen como se les dé la gana y en su línea editorial. Los periodistas dijeron que cómo va a haber optimismo si pasa lo de Mocoa, si hay feminicidios con sevicia y alevosía, los niños se mueren de hambre, si los corruptos y los señores del odio se tomaron al país, si... O sea, el periodismo es para contar la realidad. Colombia anda muy mal, y por eso, los medios solo cuentan la dura realidad.

 Pero… si se hiciera una encuesta a los colombianos y se les preguntara: ¿Creen que el pesimismo del país se debe a los medios? Ganaría el Sí y por enorme mayoría; ¿A quién le cree más, a Santos o a los medios? La respuesta sería “a ninguno de los dos”. Y es que a los medios y los periodistas nos va mal por varias razones: conflicto de intereses entre periodistas, sus fuentes y sus financiadores; expertos que se vuelven periodistas, luego políticos y luego periodistas; los medios son de los dueños del poder... Y somos sensacionalistas con la realidad, ya que de todo hacemos un escándalo. Ante esta realidad, los periodistas debemos hacernos autocrítica. He aquí 5 asuntos para auto pensarnos:


1. No todos los medios están en la misma cama. Cuando la gente se queja, lo hace es de la TV: están asqueados de su sensacionalismo; a la radio se le cree más, a pesar de tanto experto en decir prejuicios; a la prensa se le respeta, pero no se lee.

 2. El contexto es el sentido del periodismo. Y eso no existe porque todo el tiempo se afirma que toda corrupción es igual, se nombra a la ideología de género y el Castro chavismo sin referencias de sentido, que se mata a los niños y el hambre… y nada de contexto, luego no se produce sentido. 

 
3. La verificación de la verdad es la esencia del periodismo. Y pasamos tuits y declaraciones que sabemos son falsas y no le hacemos el mínimo chequeado de verdad, veracidad, datos.

 4. Los periodistas no estamos para la indignación. Para eso están las redes digitales y el ciudadano de base, los periodistas nos indignamos e inmediatamente investigamos y buscamos comprender y asignar criterios de interpretación de ese hecho u opinión; quedarse en la indignación no es lo nuestro.

 5. Fomentar el odio está prohibido. Informar desde la polarización y con las voces del odio debería hacer pensar a los periodistas. Esta es una invitación a la autocrítica de nosotros, los medios y el periodismo. Nada más. 

Prev El país. Los grandes retos del país para avanzar hacia una economía digital.
Next El nuevo siglo. Ford abre centro de partes en Cartagena.
publicidadsigtransweb
publi2